26 mar. 2013

Omega 3, aliado de tu corazón

El omega 3 pertenece a las grasas poliinsaturadas benéficas para la salud, que ejercen un efecto positivo en la prevención de enfermedades cardiovasculares, como la arteriosclerosis.

El organismo del ser humano es incapaz de producir este ácido graso esencial, por lo que debe obtenerse a través de los alimentos que lo contienen en altas proporciones como pescados azules, algunos vegetales y oleaginosas.


 

Relación con la salud

Entre las propiedades más conocidas del omega 3, encontramos que posee la capacidad de disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, regular hipertensión arterial, prevenir la formación de coágulos y mejorar el rendimiento intelectual.
También se le considera un buen auxiliar en el tratamiento de la artritis reumatoide, pues disminuye de forma rápida –de 3 a 4 meses– el dolor, la inflamación y la rigidez provocados por este padecimiento.
Al poseer cualidades antiinflamatorias, puede resultar benéfico para contrarrestar los efectos de la  enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y cólico menstrual.
Otras de sus funciones es intervenir en la formación de las membranas celulares y de la mayor parte de los tejidos del cerebro; favorece el correcto funcionamiento del sistema inmunológico y la agudeza visual.
  • Protege contra paros cardiacos, apoplejías, derrames cerebrales, anginas de pecho y hasta alzheimer.
  • Por sus propiedades anticancerígenas, su ingesta regular es especialmente importante para prevenir cáncer de colon, próstata y mama; incluso puede reducir el tamaño de los tumores, al impedir el crecimiento de las células cancerosas.
  • Ayuda a mantener la piel joven, lozana y sin arrugas. 
  • En el embarazo y la lactancia es fundamental, pues así el bebé tendrá un buen desarrollo cerebral y se reflejará en su capacidad de aprendizaje.
  • Las bondades del omega 3 abarcan también la salud mental, pues puede ayudar a mantener el equilibrio mental, evitar o mejorar los síntomas de la depresión y la esquizofrenia.


Fuentes naturales


 
Existen tres tipos de omega 3: el ácido alfa-linolénico, que se encuentra en la linaza, soya, nueces, entre otros; el ácido eicosapentaenoico, presente en pescados azules, leche materna y los vegetales de hoja verde; y el docosahexaenoico, contenido también en pescados azules y algas. Podemos encontrarlo en: sardina, atún natural, ostras, camarones, salmón, trucha, bonito, arenque, cazón, lenguado y bacalao fresco. Nueces, almendras, linaza, avellanas, semillas de calabaza, germen de trigo; espinacas, col, lechuga, brócoli, verdolagas, soya, pepino, coles de Bruselas, fresa, piña, entre otros.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias Por tus comentarios!